El destornillador sónico

…………………Un blog personal multifunción

Renovarse o morir 14 agosto 2009

Filed under: opinión — Toctopulus @ 11:23

Si hay una afición común entre los mortales, es la de jugar a Nostradamus.

En una de esas cenas con amigos donde te pones a hablar del amor, la vida y la muerte, hice un comentario que me supuso un todos contra mí. He de confesar que esa situación me encanta, y si además tengo razón, pues mejor.

Lo que yo venía a decirles es que consideraba que al cine le quedaba, como mucho, diez o quince años de vida. Hubo quien entendió que me refería a las películas, o a Hollywood, pero yo me estaba refiriendo a la sala de exhibición cinematográfica: los cines de toda la vida vamos, si exceptuamos las modifiicaciones que han sufrido desde los 90 a esta parte. Mis amigos comensales eran más dados a aceptar predicciones positivas que negativas y se resistían a la idea de que el cine pudiera desaparecer.

¿Cuales eran mis argumentos? Bueno, yo les sugería que ahora mismo en mi casa -y sin ser especialmente millonario- había una televisión de 40” que hace un par de años me costó 800€ en una gran superficie, un sistema de sonido 2.1 que cumplía a la perfección su tarea y un ordenador internetizado junto con un disco duro conectado al televisor. No lo he comentado para fardar de equipo multimedia, que tampoco podría ya que es de gama media, sino para llamar su atención sobre que ahora mismo, mi casa era mejor cine que el cine. Y no lo digo por decir, durante un año trabajé de acomodador en unas salas de mi ciudad y sé de lo que hablo. Iré por partes:

-En mi casa, desde mi sofá, veo una pantalla más grande de lo que se puede ver en las últimas filas de un cine multisala cualquiera. Además, siempre estoy centrado a la misma y si la posición no me gusta o me canso de ella, es fácil cambiarla. En cambio, en una sala me tengo que conformar con lo que hay: si no hay butacas, he de ver la película desde un lateral y si quiero cambiar de posición -en el supuesto de que el aforo de la sala me lo permitiera- debería desplazarme butacas o incluso filas, sin la posibilidad de pedir que paren la película para que no me pierda nada de lo que he pagado.

-En mi casa, desde mi sofá, puedo poner la película en pausa para ir al baño. Puedo ponerme los aperitivos que quiera sin tener que pagar 5 euros por unas palomítas que pueden o no estar hechas hace bastante rato. En la sala, deberé someterme a la política de una empresa que no gana dinero con mi entrada -que eso se lo lleva casi todo la productora- sino por la venta de unos productos megainflaccionados cuya alternativa es entrar a ver la película sin nada o escondiendo comida, como si de un estraperlista me tratara.

-En mi casa, en mi sofá, a día de hoy, puedo ver una película o veintitrés por el costo de la electricidad, mi equipo informático y el adsl. Si la película no me gusta no me he gastado una pasta en la entrada. En la sala, no pagas por ver la película sino por el derecho de acceso a sala. Si llegas a media película bien, si te gusta, mejor, si no, pues una lástima oiga.

-Y lo más importante: en mi casa, no he de soportar al resto de la incívica humanidad que pueblan los cines y otras vicisitudes. No he de soportar al que se pone a fumar al lado; a los niñatos que se ponen a tontear entre ellos; al que apoya los pies en mi respaldo y me lo echa para adelante; al que se queja porque yo apoyo los pies en su respaldo; al que llega tarde y pasa por delante tuyo sin problema las veces que haga falta; al riesgo de equivocarte de asiento y tener que levantarte con la película empezada porque el que llega tarde se ha de sentar en su sitio, a los cortes de las películas, a las películas requemadas porque no quisiste tragarte la cola del estreno y ya vas a verla a las dos semanas y se ve como se ve; a que se te pierda la cartera/movil/llaves y no las recuperas porque no; a que a alguien se le haya caído la cocacola en tu asiento en el pase anterior y tengas que sentarte sobre plásticos; al ruido del que apura el vaso de refresco con la pajita y tarda dos minutos en darse cuenta de que no le queda; al olor de la vomitona del niño que no se puede limpiar hasta que acabe la película; etc….

Durante años, les explicaba a mis colegas, hemos tenido que aguantar estas incomodidades porque nuestras teles eran pequeñas, el sonido que podían alcanzar penoso y la única opción para ver una película en casa era esperarte a que la sacaran en VHS en un videoclub, por lo que parecía que ir al cine era la experiencia premium y verlo en casa la resignación. Pero eso ha cambiado, la realidad ha cambiado y que el empresario que quiere seguir obteniendo beneficio no se de cuenta lo entiendo, pero que no nos demos cuenta los propios usuarios y sigamos viendo un servicio con el valor añadido que tenía antes y ahora no tiene, pues es de juzgado de guardia.

Y me dice uno: “Es una experiencia social. Vamos al cine para relacionarnos” Hombre, te relacionaras en la cola del cine, mientras esperas para entrar y cuando sales, que comentas la película. Pero al final, a nivel social lo que interesa es tener nexos en común con las otras personas. Cuando yo era más joven tenía que ir al cine porque si los colegas iban y yo no, a ver de que hablaba luego. Al final lo que importa es haber visto la peli de moda porque se convertía en un tema de conversación de moda y había que estar a la última para no quedarte descolgado en las conversaciones. Pero es que eso también se puede hacer mejor en casa. Porque el usuario de sala de exhibición podrá verse una película, o dos a la semana. Si la economía se lo permite podrá ver más pero, el usuario de “home cinema” puede ver una al día, luego como fuente de conocimiento para el intercambio social, las salas, por su precio, también pierden.

Y si eso es así hoy, si ya han desaparecido los cines unisala porque la gente pedía más oferta y más calidad de visionado, ante la inmejorable oferta que nos brinda internet y ante la mejora del visionado que he explicado antes, teniendo en cuenta el avance de la tecnología, me reitero: al negocio de la exhibición cinematográfica le quedan diez o quince años de vida, no mas. A los niños que están naciendo hoy les tendremos que explicar lo que eran los cines igual que tendremos que explicarles lo que era un salón recreativo, negocio por cierto con el que las salas cinematográficas comparten o compartían muchos puntos y entre ellos, ya digo, el del destino.

Anuncios
 

3 Responses to “Renovarse o morir”

  1. Cristania Says:

    Creo que tienes más razón que un santo en todo lo que dices, pero no estoy tan segura de que los cines vayan a desaparecer, sino que probablemente cambiará el modelo de negocio. ¿Cómo? No tengo ni idea. Pero sí es cierto que aunque hoy en día quien más y quien menos tiene en casa Televisor de LCD o Plasma y home cinema, no todo el mundo dispone de una casa donde ver películas a sus anchas. Me refiero, por ejemplo, a la gente joven que vive con sus padres (que no salen de casa ni así los maten) y que no pueden disponer del salón ni del equipo para ver una peli con los colegas o con su pareja. Esa gente, obviamente, si quiere ver una peli se va al cine. Por otro lado, hasta los que vivimos en nuestra propia casa, más familia que nuestra pareja y el perro/gato, necesitamos salir y airearnos, y el cine es una opción que está ahí, como cualquier otra.

    Por otro lado, creo que hay una razón de peso por la que seguramente el cine (la sala) podría morir: sus precios abusivos. Porque si echamos cuentas, entre la entrada y el combo de palomitas y Coca-cola te gastas unos 11 € por una o dos horas de entretenimiento o de aburrimiento, si la peli resulta ser un truño. Y viendo las grandísimas mier…s que se están haciendo hoy en día en el cine, yo no pago ni un duro si no me la recomienda alguien con gusto y ojo crítico para el cine. Total, que si la calidad de las películas es baja, el servicio ofrecido por las salas es mediocre tirando a malo y los precios están por las nubes, llegará el día en que nos cansaremos de dejarnos robar y nos gastaremos dinero en otras actividades más provechosas.

    Vaya rollo he soltado yo también…

  2. Jose Ramon el cineloco Says:

    Eso esta claro que es culpa de internet principalmente
    Mira yo soy uno de los mas cinefilos de Elche uno de esos que ves siempre en todos los eventos cinematograficos: la filmoteca, el cine club Luis Buñuel, el festival de cine de Elche, el de Cinema jove, otros que vayan surgiendo. Al contrario de todos lo demas que aparecen por aqui y por alla ademas voy al cine normal comunmente.
    He de decir que en la historia del cine cuando el cine corria peligro siempre ha surgido un avance que lo hacia mas interesante. Porque esta claro que el cine con la television en los años 40 corria peligro. ¿Que hizo entonces? El cine en color y con el paso de los años (aun tardaron muchos) irse centrando solamente en las peliculas.
    La solucion del cine es avanzar.
    En la actualidad hay algo que sera dificil de alcanzar por internet si no me equivoco las tres dimensiones. Lo malo es que el nuevo metodo de 3d (que afortunadamente ahora abarca toda la pelicula) encarece la pelicula lo cual hace que los que le rien la gracia a los piratas sigan sin querer ir al cine.
    Tendria que ser como antes del digital que era sin encarecer la pelicula.
    Por cierto podrian hacer mas peliculas en 3d que no fueran de dibujos que son casi todas
    Reconozco que yo tambien uso el youtube para los comics pero eso no hace que deje de leer del quiosco (¿hago el tonto? no creo porque me distraigo con un monton de comics al mismo tiempo ademas si a alguien se le ha ocurrido buscar el original y ponerlo) Eso pasaria seguramente tambien a favor del cine si no porque no ha desaparecido despues de la television en los 40 o el video en los 80, Espero tener razon. Si no podria desaparecer la industria porque si algo no reporta beneficios no se invierte. Me imagino que nadie implicado en el youtube querria eso ¿No?
    anda que yo tambien me enrollo

  3. toctopulus Says:

    Hola Josecinefan. Yo creo que la industria es como la energia: ni se crea ni se destruye, sólo se transforma. Lo que cambiará será el modelo de hacer negocio con los contenidos audiovisuales. Tranquilos que la gente no dejará de hacer cine por ello. Y hacer peor cine que el que se hace es complicado ;P


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s